Agustín de Hipona y las celebraciones en torno a los mártires

Manuel Rodríguez Gervás

Resumen


Durante siglos, los cristianos celebraron el culto a los mártires con ritos, en cierta medida semejantes a los utilizados tradicionalmente en el culto a los difuntos. En concreto, con el refrigerium, que iba acompañado de celebraciones colectivas. Sin embargo, a partir de las últimas décadas del siglo IV, fue prohibida dicha práctica en diversas sedes episcopales bajo el argumento de estar contaminada de paganismo. Pero, al mismo tiempo que se prohibía, se incitaba a donar los gastos de estas celebraciones a actividades caritativas. Dicha caridad era, en gran medida, regulada por la Iglesia a través del episcopado. Así pues, creemos que no puede entenderse la prohibición de las comidas ante las tumbas de los mártires sin asociarlo al progresivo intervencionismo de los obispos, que afectaba no solo a las costumbres de los fieles, sino que también fomentaba una mayor capacidad económica de las diócesis.


Palabras clave


Tardía Antigüedad; cristianismo; África; Agustín de Hipona

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.20318/arys.2017.2750

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2017 Instituto de Historiografía "Julio Caro Baroja" de la Universidad Carlos III de Madrid y Asociación ARYS (Antigüedad, Religiones y Sociedades)

Creative Commons License
Este trabajo está realizado bajo una licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

ARYS editada por la Asociación ARYS (Antigüedad, Religiones y Sociedades)
ISSN1575-166X/ EISSN 2173-6847