Género y tortura. Simone de Beauvoir y Gisèle Halimi ante el caso de Djamila Boupacha

Emilia Bea Pérez

Resumen


La primera denuncia de violencia sexual como práctica de tortura en la guerra de Argelia se debe a Djamila Boupacha. Su causa fue defendida ante los tri­bunales argelinos y franceses por la abogada feminista, Gisèle Halimi, y tuvo una gran repercusión pública gracias al apoyo de Simone de Beauvoir y a la movilización de un comité conformado sobre todo por mujeres, en el intento de dar relevancia política y jurídica a un asunto destinado a permanecer oculto. El trabajo valora el enfoque anticolonial y antipatriarcal con que se afrontó el caso, analiza todo el proceso judicial y llama la atención sobre aquellos elementos que prefiguran la evolución del derecho hacia una justicia de género.


Palabras clave


tortura; género; violencia sexual; violación; guerra

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.20318/dyl.2021.6102

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2021 Instituto de Derechos Humanos Gregorio Peces-Barba

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

DERECHOS Y LIBERTADES: Revista de Filosofía del Derecho y derechos humanos 
EISSN:2340-9673 ISSN: 1133-0937 
editada por el Instituto de Derechos Humanos Gregorio Peces-Barba

http://www.uc3m.es/dyl