De las fronteras coloniales del imperio hispánico en América a los límites internacionales entre Estados latinoamericanos independientes: génesis de la imposibilidad de un mapa político de Sudamérica consensuado = From the colonial borders of the Hispanic Empire in America to the international borders between independent Latin American states: the genesis of the impossibility of a consensual political map of South America

Carla Lois

Resumen


Resumen: Los límites coloniales de América Latina habían sido definidos vagamente durante siglos: eran límites administrativos que organizaban la administración de un extenso territorio (para los cánones europeos), ocupado efectivamente de manera dispersa e irregular, con un archipiélago de enclaves urbanos conectados por el Camino Real.

Desde las guerras de independencia (1800 - 1860), muchos territorios nacionales quedaron definidos, jurídicamente, a partir del principio del utis possidetis (la aceptación de antiguas unidades administrativas coloniales para los nuevos estados independientes) pero, de facto, el establecimiento efectivo de los límites territoriales se convirtió en uno de los problemas más difíciles de resolver para los nuevos estados latinoamericanos, en primer lugar debido a los constantes desacuerdos entre las partes y también debido la debilidad de los aparatos institucionales burocráticos que no disponían de medios materiales, instrumentales y recursos humanos para zanjar las disputas territoriales.

Además, a lo largo del siglo XIX, al mismo tiempo que se constituían los estados nuevos en América latina y configuraban sus propios territorios se estaba reconceptualizando la propia idea de límite territorial, tanto en el terreno de la jurisprudencia internacional como en la teoría política: mientras que durante mucho tiempo los límites podían ser zonas o franjas de bordes difusos, los procesos de formación territorial modernos requirieron límites que pudieran escribirse en forma de líneas sobre los mapas. En la práctica los límites antiguos y nuevos fueron dibujados y rediseñados a lo largo del siglo XX durante complejas negociaciones, alianzas inestables y contiendas militares, e incluso algunos de ellos no pudieron resolverse y continúan sin encontrar solución.

A las dificultades técnicas y jurídicas intrínsecas la demarcación de los límites, hay que agregar que las tradiciones historiográficas nacionales (y nacionalistas) que elaboraron relatos de formación territorial y argumentaciones para sostener sus reclamos territoriales que hicieron literalmente imposible que el montaje de los mapas de los nuevos estados nacionales latinoamericanos elaborados por cada país diera por resultado un mismo mapa político coherente de América latina (por el contrario, cada país latinoamericano produjo mapas de Sudamérica demarcando las fronteras de maneras diferentes).

Este artículo explora la variedad de situaciones que se generaron para resolver el quimérico mapa político de Sudamérica y cómo los relatos que los propios estados nacionales crearon para narrar sus historias territoriales tendieron a construir historiografías autocentradas que prefirieron ignorar o desdibujar el proceso de formación territorial en el nivel regional de América latina concebido como un asunto de conjunto.

Palabras clave: Mapa político, América latina, nación, límites, demarcación territorial

Abstract: For centuries colonial boundaries in Latin America had been defined vaguely: they were administrative boundaries organising the administration of an extensive territory (for European canons), effectively occupied in a dispersed and irregular manner, with an archipelago of urban enclaves connected by the Camino Real (Royal Road).

Since the wars of independence (1800 - 1860), many national territories were, de jure, defined from the principle of utis possidetis (the acceptance of old colonial administrative units for the new independent states) but, de facto, not effectively established as having territorial limits, giving rise to one of the greatest challenges for the nascent Latin American States. This was first due to the constant disagreement between the parties and second to the weaknesses in bureaucratic institutions lacking the materials, instruments and human resources to settle disputes.

In addition, throughout the 19th century, hand-in-hand with the territorial formation of these modern states, there was a progressive reconceptualisation of the idea of the territorial limit, shifting from a strip or zone to a discrete, cartographic line. In practice, the 20th century saw old and new boundaries drawn and redrawn through complex negotiations, unstable alliances and military strife, some never settling and remaining today unresolved.

Added to the technical and legal difficulties intrinsic to the demarcation of borders are national (and nationalist) historiographic traditions narrating stories of territorial formation and constructing arguments to sustain their territorial claims, making it literally impossible for the assembly of maps drawn up by the new Latin American nation states ever to result in a coherent political picture of Latin America.

This article explores the variety of situations that were generated to solve the chimerical political map of South America and how the stories that the nation states created to narrate their territorial histories tended to build self-centred historiographies that ignored or blurred the global process of territorial formation in Latin America.

Key words: Political map, Latin America, nation, borders, territorial demarcation.


Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.20318/revhisto.2019.4749

Revista de Historiografía editada por el Instituto de Historiografía Julio Caro Baroja. Universidad Carlos III de Madrid

EISSN: 2445-0057

www.uc3m.es/revhisto