La realeza aqueménida: ¿reyes o dioses?

Manel García Sánchez

Resumen


Los títulos y cualidades morales del Gran Rey de Persia, los rasgos de la rea­leza aqueménida, nos revelan que nos hallamos frente a un monarca absoluto que gobernaba un gran imperio, un so­berano par excellence. Títulos absolu­tos e hiperbólicos como “Rey de reyes”, “Gran Rey”, “Rey de los países”, “Rey de los países que contienen todas las razas”, “Rey de esta gran tierra”, “Rey del Uni­verso o de los cuatro extremos de la tie­rra”, su deber como rey guerrero de paz y de justicia (ap. dāta-), de defender la verdad (ap. ta-) y disipar la mentira (ap. drauga-), de garantizar el orden de la sociedad civil frente al caos, entre otros, nos inclinan a pensar que nos hallamos frente a un soberano divino, frente a un rey y un dios a la vez, ante un dios entre los hombres. Sería, no obstante, erróneo considerar que las cualidades del Gran Rey y algunos de los gestos y deferencias rituales de la realeza aqueménida y del protocolo real, en especial la proskýnesis, nos permitan defender que nos encon­tramos frente a un soberano divino. El Gran Rey de Persia no fue un rey y un dios, sino únicamente un monarca que gobernaba con el apoyo y por la gracia de dios, el dios supremo Ahura Mazda, el Sabio Señor, a saber, un mediador entre los dioses y los hombres.


Palabras clave


Aqueménidas; carisma; Gran Rey; mazdeísmo; Persépolis; proskýnesis; rea­leza sagrada; zoroastrismo

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2015 Instituto de Historiografía "Julio Caro Baroja" de la Universidad Carlos III de Madrid y Asociación ARYS (Antigüedad, Religiones y Sociedades)

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

ARYS editada por la Asociación ARYS (Antigüedad, Religiones y Sociedades)
ISSN1575-166X/ EISSN 2173-6847